La resolución imperfecta

por Juan Eugenio Rodríguez

Cuando Lacan sostiene que el siglo XXI será el siglo del predominio del superyó nos plantea por lo menos dos cuestiones, primero cuál es la idea que tiene de este  superyó y segundo cuáles serían los alcances de este predominio. En la primera cuestión debemos considerar que Lacan está muy lejos de aquellos que piensan la importancia civilizadora del superyó.

En el seminario sobre la ética del psicoanálisis podemos preguntarnos cuál sería el lugar que ocupa Antígona (1) y cuál Creonte. La orden del gobernante ¿en qué lugar la ubicaríamos? Sabemos que Lacan ubica a Antígona en el lugar de la jugada ética enfrentando de manera directa al gobernante y poniendo en riesgo su vida. También sabemos de su soledad.

Para pensar el predominio del superyó en el siglo XXI y sus alcances tenemos que interrogarnos su función, y es necesario dar la discusión acerca de la cuestión ética. Ésta nos plantea el dilema de la implicancia en las decisiones. Que se trate de que el otro decida por mí, delegación mediante, suspende la cuestión ética. Nuestras democracias parecen ser fundamentalmente delegativas, esto permite desentenderse de las decisiones que toman los gobernantes. Las órdenes alivian la angustia, como lo puede hacer un ansiolítico. Se dice que el ansiolítico es un fármaco psicotrópico con acción depresora del sistema nervioso central. La acción depresora tiene entre otras una función anestésica. El consumo masivo de ansiolíticos, comprobado en infinidad de relevamientos sobre el consumo, es una manifestación muy específica de la cultura de la mortificación. Aquí tenemos dos formas en que se manifiesta la renegación masiva. La orden y el anestésico.

Un ejemplo paradigmático de nuestra época son los “juegos virtuales”. Sabemos del crecimiento de muertes súbitas de jóvenes que no pueden sustraerse de las técnicas de entretenimiento. Aclaro lo de técnicas porque no considero a esos entretenimientos un juego. Empezando porque no tienen corte, se vuelve a ellas una y otra y otra vez sin parar. El principio que rige a estas técnicas es el rizomático, su desarrollo es indefinido. Te regala vidas infinitas. Su funcionamiento es un circuito que se reinicia de manera permanente. Aunque haya pausas, ese circuito no se interrumpe. Por otra parte y a la vez no tienes que decidir absolutamente nada, lo que tienes que hacer es seguir atentamente las órdenes. Esto también es válido para las redes sociales. Es un conjunto de imperativos que tienes que seguir. Todo aquello que haces allí no tiene ninguna consecuencia, esto último es el componente hipnótico que subyace.

Sabemos de las consecuencias de estar capturado en un limbo, donde se suspende el tiempo, la muerte, donde solo permanece la voz que emite la orden. Una voz áfona, muda. Su resonancia metálica, fría.

El emplazamiento técnico deja a la orden como puro significante desprovisto de todo lazo social, ya no discurso.

 

¡Vete de aquí ave fría! (2)

 

Dirá Macbeth ante los malos augurios.

 

 ¿se consigue abolir el tiempo histórico? ¿es posible abolir la muerte como derrotero existencial?

 

Todos los mañanas avanzan con su paso tardo y quedo

hasta la última sílaba registrada del tiempo,

para alumbrar a la locura el camino, hacia el polvo,

de los muertos.

¡Apágate, antorcha pasajera!

La vida es una sombra que camina en el viento... (3)

 

Billy Bud*, el condenado a muerte, en la celda solitaria, imagina una escena luego que lo arrojen por la borda del barco y su cuerpo se hunda en la inmensidad del mar. En qué roca irá a encallar su cuerpo, el silencio definitivo.

 

-Mis ojos están nublados. ¡Ay! pero si ya estaré viajando hacia el fondo del mar. Dormido entre las algas marinas que me darán abrigo, voy a soñar.

 

Billy puede anticipar algo que sucederá, lo hace desde la anterioridad hacia el futuro. Este arte poético es posible gracias a la castración simbólica, la poesía.

Cuando vamos por la sustitución de un significante por otro, si ya estamos en el campo de la palabra, hablamos. La metáfora, es el testimonio de la castración. El deseo inconsciente interviene el circuito pulsional, lleva a cabo la puntuación. Es lo que hace posible el discurso. El deseo hace posible la diferencia. Hace posible la preferencia.

Aquello que nos lleva a lo imposible, aquello que hace falta no permite la realización de la autonomía. Le hace obstáculo. Lo que nos lleva a lo imposible tiene que ver con el deseo porque es su testigo.

Lo que nos enseña la lengua guaraní es que lo imposible es aquello que está a la mano. Lo que está al alcance de la mano es una promesa. Lo que hace obstáculo a la autonomía.  Entonces no puede ser definida la pulsión sin puntuación. La pulsión tanto en Freud como en Lacan aparece definida como un concepto fronterizo. La incidencia del significante en el cuerpo a modo de eco, el eco del significante.  El decir por el contrario es un saber-hacer con lo imposible. De allí que la poesía sea el resguardo de lo imposible, el resguardo de la falta donde toda autonomía desfallece. Donde todo duelo restaurador, todo olvido reparador fracasa. Nada nos devuelve lo verdaderamente perdido.

Que haya tenido un sueño que contradice la idea de que en el sueño el deseo se realiza, y sin embargo, la bella carnicera nos dará testimonio de cómo su deseo se realiza. Lo que hace falta para que te diga lo que pienso. Lo imposible del caviar. Lo que hace falta. Lo que no está. La autonomía cuestionada. El sueño es atemporal pero en el tiempo. Porque el sueño es el relato del sueño. El tiempo no deja de perderse.

Aquello que se realiza y se relanza al no realizarse. Un obstáculo para la autonomía del superyó. La neutralización de la orden a través de la puntuación del deseo.

La metáfora implica un movimiento, no es eso. La negación introduce la temporalidad.

La castración la hemos considerado a lo largo de este escrito como castración simbólica. La metáfora paterna sería otro modo de nombrar la castración, y nos  permite pensar que sin esta operación el sujeto sería hablado.

Si pensamos al sujeto del campo psicoanalítico y seguimos la idea de sujeto del deseo inconsciente, tenemos que pensar que aquellas trazas del deseo que quedan como rastros, restos en el uso de la lengua son los indicios del sujeto que piensa el psicoanálisis. El que habla, el que toma la palabra para decir algo es aquel que desea.

La fuerza civilizadora para Lacan es el deseo en tanto ley. Para Freud, la mezcla era fundamentalmente civilizadora como intervención del deseo frente a la orden de

 

¡Goza!

 

En el de-ser se constituye el ritmo del poema por donde se pierde el sentido, se constituye en el de-ser que ahora transita el desierto.

Ahora frente a nosotros no hay nada. Estamos ante la desnudez y el desamparo, en la soledad abierta, a la mano, esa mano extendida de otros solitarios. Será necesario emerger en una metáfora fulgurante cada vez que al decir algo, deje de ser y se realice mi deseo.

 

Retomando la mención que hice al inicio de este escrito sobre el seminario de la ética del psicoanálisis, diré que pasaron una cantidad de años hasta que Lacan vuelve con más intensidad a la cuestión ética en su seminario “Aún”. Allí nos dirá que la ética se encuentra con lo femenino. Lo incolonizable por la orden.

 

Avanzamos por oleadas, cada apertura es un paso más. Aquí estamos, en las tiendas de fuego, allí donde el fuego boca abajo pierde el horizonte. Nuestro camino no es evolutivo. La emergencia es la gravedad del deseo y su irrupción metáfora.

 

 

 

 

 

Noviembre de 2018

 

 

 

 

 

 

Notas

 

1.Antigona de Sófocles.

2.Macbeth o el asesino del sueño. León Felipe.

3.Ibidem.

 

*Billy Bud, marinero de Herman Melville

 

 

Psicoanálisis

La función de la negación

Una conversación con Rodolfo Kusch

por Eleonora D'Alvia

La resolución imperfecta
por Juan Eugenio Rodríguez


Archivo
Año 2018

Nota para estos días
por Daniel Mutchinick

Reseñas de interés

Página actualizada: Octubre - Noviembre - Diciembre 2018 - Página web: www.fuegos-delsur.com.ar / Correo: fuegosdelsur@gmail.com - ©Fuegos del Sur, psicoanálisis en movimiento. Buenos Aires. República Argentina.

Octubre - Noviembre - Diciembre 2018 - www.fuegos-delsur.com.ar / fuegosdelsur@gmail.com - ©Fuegos del Sur, psicoanálisis en movimiento. R. Argentina

Octubre - Noviembre - Diciembre 2018 - www.fuegos-delsur.com.ar / fuegosdelsur@gmail.com  ©Fuegos del Sur, psicoanálisis en movimiento.              R. Argentina.