CUADRO DE TAPA:
Verano partido
Técnica Mixta
Jeuroz´22

"Los restos"
(obra en tres cuadros)

“LOS RESTOS” (Obra en tres cuadros), obra dramática poética, está basada en tres grandes obras: Otelo de W. Shakespeare, El fabricante de fantasmas de Roberto Arlt y Antígona de Sófocles. Las tres obras tienen por eje la muerte violenta de una mujer. El abordaje de estas tres obras clásicas está atravesado por una pregunta contemporánea ¿qué se intenta asesinar con cada repetido femicidio? Interrogarnos acerca de la violencia y la estigmatización dejándonos llevar por la poesía produjo “Los restos”, la obra. Dicho título nos invita a pensar que lo que no se elabora se repite. Nacida a partir del Proyecto de Extensión Construyendo con perspectiva, para poder mirarnos y pensarnos como sociedad y como cultura. Los autores, directora de la puesta en escena y actores trabajamos en conjunto trayendo al escenario un tema que nos atraviesa e interpela. Un tema que no cesa de hacerse presente y que es necesario revertir para poder seguir construyendo con perspectiva.

Autores: Eleonora D´Alvia y Juan Eugenio Rodríguez
Dirección: Victoria Palermo

EDITORIAL

OFICIO

Cuando al entrar al verso me disloco
o no cabe un adverbio y se me quiebra
toda música, la forma mira
con su monstruoso rostro de abortado,
me duele el aire, sufro el sustantivo,
pienso qué bueno andar bajo los árboles
o ser picapedrero o ser gorrión
y preocuparse por el nido y la
gorriona y los pichones, sí, qué bueno,
quién me manda a meterme, endecasílabo,
a cantar, quién me manda, 
agarrarme el cerebro con las manos,
el corazón con verbos, la camisa
a dos puntas y exprimirme,
quién me manda, te digo, siendo juan,
un juan tan simple con sus pantalones,
sus amigotes, su trabajo y su 
condenada costumbre de estar vivo,
quién me manda andar grávido de frases,
calzar sombrero imaginario, ir
a esperar una rima en esa esquina
como un novio puntual y desdichado,
quién me manda a pelear con la gramática,
maldecirme de noche, rechinar
fieramente, negarme, renegar,
gemir, llorar, qué bueno está el gorrión 
con su gorriona, sus pichones y
su nido, su capricho de ser gris,
o ser picapedrero, óigame amigo,
cambio sueños y músicas y versos
por una pica, pala y carretilla.
Con una condición:
                                   déjeme un poco
de este maldito gozo de cantar.



Juan Gelman
Buenos Aires, 1930

Cuadro: RAÍCES II
técnica mixta
Jeuroz´22

Fantasmagorías
del capital

Diario de aconteceres clínicos desde el psicoanálisis y la poesía. Crónicas del corte.
por Juan Eugenio Rodríguez

"mis madres
me parieron en ronda

toda la noche

me señalaron a los asesinos

me parieron en ronda

toda la noche"

Jeuroz'22

Cuadro: Pájaros de Fuego
Técnica Mixta
Jeuroz'22

PODCAST

en recordatorio a 46 años del golpe
de estado de 1976. Memoria.

sin reino

Y me pregunto

cuántas se desplazan

por las calles del mundo

sin la soberanía

de sí mismas.

SEMINARIO DE PSICOANÁLISIS Y POESÍA 2023

Coordinación: Lic. Eleonora D'Alvia – Lic. Juan Eugenio Rodríguez
ACTIVIDAD PRESENCIAL
Sede San Justo: Florencio Varela 1903, Aula 218.


El seminario de psicoanálisis y poesía es desde sus comienzos en 2002 un espacio abierto a la comunidad, organizado por el Departamento de Actividades Socioculturales y Extracurriculares de la Secretaría de Extensión Universitaria de la UNLaM.



Autor: Jorge Alegret
Voria Stefanovsky Editores
2015

Oficio de poetas

La máquina gardeliana
o hip hop en bulerías hacen lo sujeto,
¡ah, los dulces masajes prostáticos!, hay
24 horas de futból global alrededor
y mi foto de Patti en la tumba de Morrison
y la de Girondo enamorado
y los ojos de soles negros de Federico,
el amo multinacional
amplía el espectro autista,
y otras cuestiones domésticas
como la clausura oficial del inconsciente,
o sustituirte en poliéster
entre Gonzalo Rojas y Basho.

Es el desmantelamiento, mi amor,
y los poetas roen los muros
de la Ciudad.

Analía Salomón

Un puñal abriendo más la herida.
Un silencio cuando necesité tu palabra.
El goce de tus goces que sin vergüenza nos atormentaban.
La gota que orada la piedra
Y yo... Mirando ese espectáculo no pienso ser como vos.
Seré la mano que cure la herida.
La palabra en el silencio del otro.
La gota que cae en el río.
Y el único goce que pienso disfrutar, que es el de mi existencia.

A.V.S

Nostalgia... Que queda adentro como una piedra en la entraña, te saco en forma de pena, de poema.
Nostalgia, te describo para no olvidarme que fui más de lo que soy.
Veo un recorte pequeño de cielo de primavera... Allá voy... A la primavera, con todas las flores rotas y las hojas comidas por las hormigas pero allá voy... Como mi malvón, como una historia de amor, como un delirio, como un ahogado que se salva de tanta fuerza que hace para respirar.

A.V.S.

Hoy no tengo ganas de escribir, seca de palabras como una hojita de otoño, no me salen más que excusas para explicar que se me fueron las letras de la cabeza.
Tal vez esta tranquilidad que siento es la culpable. Tal vez tu nombre. Quizás la noche.
Y escribo que no tengo ganas de escribir como una paradoja que pide disculpas al ritual que tantas veces me salvó la existencia.
Por eso escribo.
Porque no tengo ganas de escribir.

A.V.S.

QUIZÁS LA NOCHE
Fotografía y edición:
Jeuroz´22

Perder no - todo y el lugar del deseo

por Noemí De Los Santos 

Cuadro: "Tomando luna"
Técnica mixta
Jeuroz'22

Samuel M. Cabanchik
Buenos Aires, 1958

De abrevaderos y rescoldos

Selección de poemas del libro 


Presentación

A la poética de un poeta no se la atrapa analizando su gramática, sino que sólo se la puede intentar captar en el movimiento de un poema. Quisiera transmitirles la resonancia íntima, algo de lo que me produjo este libro, los hallazgos que se produjeron en su lectura, en la siempre turbulenta para mí, relación con la poesía. Algo que “De abrevaderos y rescoldos” transmite, traspasa a la inspiración sacándome de mi propio yermo, abre las puertas a ese jardín de la poesía. Abrevaderos, espacios para saciar la sed. Rescoldos, tibieza reconfortante en los restos de lo que ardía. El rescoldo del instante enciende el fuego del poema, cada vez. El poema, refrescante manantial, que brilla con la luz de la mañana y nos refleja devolviéndonos nuevas aberturas por donde discurrir. Fuego que fluye pero acariciando con su calor, no va a incendiar o demoler. El poeta juega a atrapar el instante y el poema cual mariposa traza una trayectoria mágica de captura. La maravilla que nos llega de a sorbos, medidos, de disfrute lento. Apoyado en la reminiscencia de ciertas materialidades reconocibles de lo cotidiano, desde esos rescoldos, toca la existencia, la respiración. Una relación íntima con las dos materias de la poesía: la palabra y el silencio. La relación entre las palabras y las cosas como interrogante que abre. Abre brecha. Hay en este libro poemas que logran transmitir la división del sujeto, no como angustia, sino como logro máximo de un saber hacer con el arte de la palabra. El poeta juega y se divierte con la materialidad de la palabra, partiendo el mundo. Sin imposturas, entregándose a las palabras más sencillas, logra alcanzar precisiones, comparte hallazgos del existir, poemas, ya no campánulas del instante, sino mensaje cifrado para orientar el alma en el descampado sin alambrar. Uno, dos y tres, orientación en las orillas del desoír. La poesía juega y toma vuelo desde las cosas más triviales, y sencillas, hace pie en ciertos restos de materia que pasa por la piel, para hilar su decir. El poeta está con los pies en la tierra, pero volando. Vuela en la materialidad de la palabra como alfombra mágica, nos transmite viajes en la exploración de la existencia. Aparece la oscuridad, lo mudo, la tristeza, lo que se pierde, pero el humor, el espíritu que juega está ahí para rescatarnos de cualquier totalidad.

Eleonora D'Alvia

Palabras de presentación del libro realizada el 10 de noviembre de 2022
en Hasta Trilce, Buenos Aires.

Rolando Revagliatti

Poemas del libro ¨Aparición nocturna de lo proscripto¨ de Juan Eugenio Rodríguez en la voz de Rolando Revagliatti

Poemas del libro 'Hacia los costados del silencio' de Eleonora D'Alvia, en la voz de Rolando Revagliatti

Fotografía: Niebla
Jeuroz´22

Mi mundo surrealista
por Gladys Cepeda

Alguien que me habita lleva mis ojos frente al estallido de la crisálida y no se detiene podría ser el oxido que carcome la necesidad de una música de piedra o el caparazón de un sexto sentido en el incendio de las ruinas que nacen .
Todo podría decirlo y hacerlo como una conspiración de la mente contra el espíritu. Abro mi cuerpo que es la voz de otros para que la luz lo atraviese siento las miles de bestias habitando mi corazón huyendo entre las cenizas de la inmortalidad, afuera solo es destierro de mares en un desierto donde las llaves abren puertas, asomo a la pared mas oscura y profunda donde se desgasta la vida, donde todos los pájaros del invierno construyen horizontes, siento su vuelo sobre mi cabeza aunque estén lejos o muertos. Allí donde los nervios son contrición de la rasgadura del viento o de la noche que cava sus túneles. Amo las nervaduras que tienen los secretos, como se filtran en las venas e inventan las palabras que nos sacrifican o nos desvelan que podrían ser parte de este poema. Me traen por su eco las formas iconoclastas del mundo, ese triangulo que gira sobre la miasma, esa fugacidad sobre una plataforma de niebla apegada a mi sombra cuando camino o al ruido de las maquinas que yacen en el cementerio de mi casa. El tiempo me ha devuelto huesos de papel, parecen los pellejos de los ángeles.

Piedra infinita

Jorge Enrique Ramponi
1907, Mendoza, Argentina

"Sobrevivo, náufrago de lo imperecedero,
rescatado a lo inerte, absuelto de lo árido,
El ángel acérrimo que detuvo la víspera
socorre aún al corazón sacrílego."

Cuadro: "Náufrago"
Jeuroz´22

PRIMERA PARTE
SEGUNDA PARTE
TERCERA PARTE
CUARTA PARTE

QUINTA PARTE

ANA ROMANO

Poemas

Engatusado día

Acallan
los cuerpos desiertos
La llovizna
quema las voces
El domingo
cosecha los caprichos
y en las paredes
languidecen las súplicas

Mientras los gusanos
cierran el ciclo
un piolín
anuda la caída.


Volatinero

Piratas
enturbian begonias
Trompetas lujuriosas
destronan zarzamoras
y las afiebradas palomas
merodean el plenilunio
El titiritero
hurguetea en el tinglado
mientras los ojos sepia
ojean la mandolina.

Hoguera

Enroscados temores
engendra

El infierno pulsa
la plegaria

Que la hoguera de la abstinencia.
sucumba.

Tamborileo

Investigada
por las secuelas
y así expuesta
dilata la resolución

Réplica de su espera
en sus horas cruciales
la semana es desmenuzada
por el tamborileo
que oculta la verdad.

Señales

La jauría
ayuna en los portones

En la claraboya

la hojarasca se acordona
y hasta simula un cerrojo

El silencio es desangrado
por la animada versión de las ranas

Y levita esta poeta
en la pesadilla.

Fotografía: Rosa-dito - Jeuroz´21

Luis Fernando Langelotti

En el nudo de nuestra soledad

Pensamiento crítico, psicoanalítico y decolonial

DISTRIBUCIÓN DE E-BOOK GRATUITA. 
PROHIBIDA SU COMERCIALIZACIÓN.

Otro, el sujeto

Anticipo libro: Diario de aconteceres clínicos desde el psicoanálisis y la poesía. Crónicas del corte.

A modo de pre-texto

por Juan Eugenio Rodríguez

Cuadro: Chapaleo
Jeuroz´21

Fotografía

El camino de la vida

Actualización Enero 2023 - www.fuegos-delsur.com.ar©
Correo: fuegosdelsur@gmail.com - Fuegos del Sur, psicoanálisis en movimiento®- República Argentina